Pasión y vida/Por Edgar Landa Hernández.

                                                                   Pasión y vida.

Hace unos días tuve la oportunidad de conocer a una señora de edad avanzada, casi llega a los 85 años, a mi parecer esta persona se ve bien, su semblante, a simple vista saludable. Le saludé amablemente y sus primeras palabras fueron estas, que no se me olvidan “Ya no quiero vivir, ya es hora de que Dios me lleve” le cuestioné el hecho de pensar de esta manera y nuevamente insistió que ya no quiere vivir.

Me despedí de ella y le dije que la vida es bella aún con sus problemas, además que tiene dónde vivir, una posición económica estable, a su pareja. Quizás las circunstancias en las que ha vivido le hayan hecho perder el amor a continuar viviendo. ¡No lo sé!

Contrario a esta persona, tengo la fortuna de contar con la amistad de una mujer de la misma edad que la señora a la que conocí, su nombre: Elba Prior Domínguez. Maestra, escritora, poeta, ama de casa, amiga y un sinfín de títulos más. Recién acaba de presentar su libro número 16, intitulado “Pasión y vida”. Para la maestra Elba, como se le dice cariñosamente la vida es una oportunidad de crear y sobre todo de compartir sus enseñanzas, no solo en el ámbito literario sino también en el académico y familiar.

A sus 86 años, esta maestra tiene nuevos objetivos, sueños y anhelos que precisamente como dice ella, mientras siga siendo partícipe de la vida, seguirá creando y maravillándose de la obra de dios hasta que el tiempo se lo permita.

La maestra Elba es una persona con fe, llena de esperanza y sobre todo amor. Hoy goza de la vida, ha dejado su pasado atrás y hoy lo ve como una mera enseñanza. Ha sido a través de la escritura que ha educado su mente y su espíritu, es un alma que trascenderá debido a su ingenio, a su creatividad y a su don de ser humano, ya que da sin condición alguna.

La maestra Elba es un ser con carisma, está comprometida con su pasión que es la escritura, se compromete a los cambios, sabe que el mejor aliado es el tiempo, que las cosas visibles tienen su tiempo y las invisibles son eternas.

Mi más sincera felicitación a la Maestra Elba Prior Domínguez, por sus enseñanzas, por su amistad, y sobre todo por ser una persona que deja una huella imborrable en cada uno de sus libros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s