LEX FEMME/Por Margarita Arellano Hernández


¡Nos perdimos en el tiempo México!

Lo más importante es la familia, es el medio natural y necesario para conservar, transmitir valores culturales, educativos y formativos entre sus integrantes, dentro de la familia se desarrollan fuerzas afectivas y lazos muchas veces indestructibles, es importante recalcar que los miembros de la sociedad, donde el ser humano aprende a interrelacionarse y a socializar, es en la familia donde se forman, ciudadanos o delincuentes.

Hoy me remonto en el tiempo, recordando aquellas familias que vivían sin teléfono celular, sin ninguna Tablet o video juegos violentos, como hoy en día los hay, no existían los niños rata, los hijos no le gritaban a los padres y menos osaban pegarles o faltarles al respeto a los adultos; eran generaciones con valores, responsables y educados, podías salir a la calle a jugar, futbol, beisbol, donde tu mano era el bate, donde tu pelota era una botella, jugar canicas, las clásicas toninas, agüitas, tréboles, ponches o tu tirito de buena suerte, donde tus deudas de niño las pagabas con las mismas canicas, jugar con tu pelota, patineta o tu álbum de calcomanías, jugar a los quemados, volar papalotes, palomas y cometas, mismos que construías con tus papás, o con tus hermanos, era una fiesta si ganabas las luchitas, te peleabas y al terminar se daban la mano, sin rencor y seguía el juego, lo más malo era el charpe, ya que era peligroso, o que de pequeño te asustaran con el coco, la llorona, o el señor del costal.

Donde tu mami te mandaba a comprar las tortillas y había grandes filas para comprarlas y no solo ahí, también en los teléfonos públicos, ir por el pan era un pretexto para salir y verte con el novio o el chico o chica que te gustaba, la mamá te dominaba con una mirada, o la famosa y efectiva “la chancla voladora”; mamá hacía la tarea contigo, veías interminables las planas que te dejaban las maestras como castigo, si no habías cumplido con tareas, participación o te portabas mal, con eso mamá sabía, que no habías cumplido en la escuela.

Los profesores te revisaban zapatos, uñas y el uniforme era impecable, llevabas un escudo de tu escuela, en tu uniforme, con un segurito para fijarlo, los maestros estrictos eran adorados por los padres de familia y temidos por los alumnos. El profesor tenía una autoridad y respeto, de vez en cuando, cuando no obedecías o platicabas mucho en clase, salía volando el borrador, el gis, el famoso metro para corregir, la educación era estricta y disciplinada, formativa.

No existían puentes, los 10 de mayo eran inolvidables, realmente hacías trabajos manuales. En la escuela te enseñaban a declamar, recitar, danza, baile, gimnasia, canto y algo importante aprendías a competir y trabajar en equipo, aquellas competencias de deportes, donde marchabas con tu delegación deportiva, orgullosa representando a tu escuela, los maestros competían unos con otros hasta para los honores a la bandera. Cuando cantabas el himno nacional mexicano, la piel se te enchinaba, te enseñaban a amar a tu México, a tu bandera, era el símbolo de la unidad de todos los mexicanos, cada desfile era preparado, ensayado decenas de veces, para ser siempre los mejores, hoy quitaron la autoridad y respeto a los profesores, ¡Mi México se derrumba!
Esa educación la recibimos aquellos nacidos hasta antes de los 80. Hoy todo ha cambiado, los valores no existen, cualquier individuo con el rostro tapado quema nuestra bandera como paso en Oaxaca, cualquiera que marcha según por los derechos y la no violencia, quema y destruye nuestra historia, los hijos le pegan a los padres, los alumnos le gritan a los maestros y el respeto no existe. Hoy los malos son los que quieren la paz, conservan la vida y el respeto para el semejante, cuando era niña ¡jamás vi o me enteré de tanta violencia!, como la de hoy, hoy cualquiera según para que respeten sus derechos como las mujeres, se quitan la ropa y muestran sus pechos, pintados con colores de otros países, peores que nosotros, piden respeto y atropellan los derechos de los demás, piden vida pero exigen muerte… Me pregunto ¿Qué paso? ¿Dónde están los valores éticos y dónde tu cuerpo era lo más sagrado para la mujer? ¿Dónde quedaron los varones? Ahora solo son unos cobardes machitos, golpeadores y feminicidas, ¿Qué hiciste mexicano? ¿Cuándo fue que dejaste de amarte? ¡Me dueles México!
Correo lexfemme.12@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s