ALAS / Por Edgar Landa Hernández.

Alas.

Mientras las alas infatigables continúen batiendo el viento, y prosiga el baile admirable de la vida reanudo las innumerables bendiciones que esto conlleva.

Desatenderse sería abandonar el constante progreso, frenar ante las cortinas de humo que eventualmente recorren taciturnas las avenidas de la inconsciencia. 

Perduro ante el inminente prolongar de la existencia desafiando a cronos. Relevando con astucia las múltiples facetas atestiguando de cierto modo un referéndum de lógica y conocimiento.

Insisto, creo, elaboro hipótesis mediante chispazos de madrugada, cuando de repente llega esa luz resplandeciente que me visita desde hace 10 años.
Jamás me desanimo, al contrario despierto del letargo en el que me encuentro.

Saboreo detenidamente, extrayendo el color al sabor de cada cosa, gozando, experimentado una y otra vez y motivándome de lo que existe, de lo que me rodea y me hace parte de ello.

Me convenzo una vez más que somos seres pensantes, desafiamos nuestros caminos por preferir de algún modo en cortar la ruta y buscar ciertos atajos.

Nos deslumbra el falso color del oro, nos dejamos seducir por las entonaciones sublimes anclandose en lapsos de locura sin llegar a corresponder de una manera lúcida y sensata.

Emprendo nuevamente el vuelo, hoy volveré a surcar el cielo, lejos de la tierra y tan cerca de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s