TEPETOTOTL. Venciendo a la enfermedad / Por: Fernando Hernández Flores

En pleno florecimiento de su edad, el joven Alejandro ha tenido una fuerte experiencia de vida. Sus padres que con tanto amor lo recibieron un dos de junio del 2001, que lo fueron induciendo por el camino del bien, lo inscribieron al jardín de niños, a la primaria, a la secundaria y preparatoria, hasta que sucedió lo inesperado. Al joven le descubren que tiene una enfermedad conocida como leucemia.

De acuerdo a la Real Academia Española, la leucemia es una “enfermedad neoplásica de los órganos formadores de células sanguíneas, caracterizada por la proliferación maligna de leucocitos”. Además, un leucocito es “célula blanca o incolora de la sangre y la linfa, que puede trasladarse a diversos lugares del cuerpo con funciones defensivas”. El caso de Alejandro era en su sangre, por lo que a partir de que lo valoraron los doctores, entró en un proceso de cuidados con determinadas atenciones médicas.

Algunos tipos de leucemia son: la linfoblástica aguda, mieloide aguda y la linfocítica crónica. Tanto la familia como él se pusieron en manos de Dios y de los tratamientos que le indicaban los médicos. La pérdida de glóbulos rojos pasando a ser glóbulos blancos, hizo que el muchacho se desvaneciera, no tuviera un rendimiento normal, perdiera el apetito, sufriera de escalofríos y sudoración excesiva, bajando de peso. Pero ante todo ello, se pudo levantar y no se dejó vencer, siempre contó con el apoyo moral y económico de sus familiares y de las amistades.

La medula ósea se encontraba delicada porque producía glóbulos blancos dañinos. La familia lo llevo a sus consultas constantes para que recibiera las quimioterapias. La quimioterapia se divide por lo regular en tres fases: de inducción de la remisión, de consolidación o intensificación y de mantenimiento. En otros momentos hay pacientes que requiere un trasplante de médula ósea.

Dolores, sufrimientos, sensaciones muy difíciles para el paciente así como para los padres, sin embargo nunca perdieron la fe y hoy Alejandro está recuperado de esa enfermedad. El joven ya no es el mismo niño ni adolescente, es un muchacho con mayor experiencia al ir venciendo la enfermedad hasta ser el ganador él. Casos exitosos en el ámbito de la salud los hay y son posibles. Así como Alejandro muchos jóvenes, niños y personas adultas han pasado por esa u otra enfermedad y han sido fuertes, demostrando que si se puede vencer al dolor en las enfermedades de estado crítico. Por lo tanto, es necesario confiar en los doctores y en el ser supremo, de acuerdo a la religión que profesen.

Paxkatkatsini (Gracias)
venandiz@hotmail.com
Twitter @tepetotot

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s