La Jornada: Realidad e imaginario / Por José Cueli


En 1597 y 1602 Miguel de Cervantes estuvo preso en la cárcel Real de Sevilla por no rendir cuentas a la Hacienda de sus comisiones. No es inverosímil que ‘‘allí se encontrara con el señor Lesmes y otro semejante que le sugiera la idea de un Don Quijote’’, que por tanto fuese engendrado en ‘‘una cárcel, donde toda incomodidad tiene su asiento y todo triste ruido se vuelve huracán”.

Lo que acaso explicaría la frase que Cervantes escribió en el prólogo a la primera parte de su obra: ‘‘Yo aunque parezco padre, soy padrastro de Don Quijote. Padrastro incomparable, pues de tal modo con su poderoso genio embelleció y adornó a su hijo de galas riquísimas y méritos singulares qué, convertido en tipo sublime, logró hacerlo inmortal”.

Baste repasar la primera parte del tomo primero cuando cortando bruscamente el relato de la batalla que el gallardo vizcaíno y el valiente manchego tuvieron se emplea como remate del capítulo lo siguiente: ‘‘en este punto y término dejó pendiente el autor de esta historia el llegar a esta batalla, disculpándose que no halló más escrito de estas hazañas de Don Quijote que las que deja referidas”.

Para continuar leyendo de clic abajo en el enlace

Origen: La Jornada: Realidad e imaginario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s